Suscribir al newsletter:

Relaciones interinstitucionales en la Radicación del Barrio 31

2.3 ¿Articulación u obstaculización? Las relaciones intergubernamentales en el marco de la Mesa de Gestión Participativa para la urbanización de la villa 31.

“Entonces, pienso que esta ley de urbanización es el mejor regalo de Navidad 2009 que tuvimos; gracias a todos los que la hicieron posible. También quiero pedirle a la gente del Gobierno de la Ciudad, porque es la que administra nuestras tierras -de hecho, el Gobierno Nacional tiene que apurarse con los convenios y con las coordinaciones, para que los terrenos y las edificaciones de interés para nuestra ley cuenten con la agilidad del caso-, que se reconozca lo que les corresponde a aquellos que tienen en tenencia esta tierra y algunos inmuebles; porque, sin eso, no se va a poder desarrollar gran parte de este proyecto.” Carlos Cuenca, Vecino. Miembro de la Mesa de Radicación y Urbanización de la Villa 31

A lo largo del recorrido que venimos haciendo, nos preguntamos por el rol del estado en relación al proceso de urbanización del barrio, no solo de forma bilateral, es decir desde el Estado local hacia el barrio sino inscribiéndolo en una red relacional mucho más compleja que incluye también al Estado Nacional. Mencionamos, además, que esta confluencia se debe a que la titularidad de las tierras pertenece a la administración nacional y la normativa y responsabilidad de llevar adelante un proceso de urbanización al estado local. Nos encontramos, entonces, frente a un Estado multinivel cuya complejidad conlleva indefectiblemente a la existencia de un vínculo entre los dos niveles implicados. Más allá de cruces anteriores en instancias informales (declaraciones en prensa, o reuniones en el barrio a partir de conflictos puntuales) el primer encuentro relevante e institucionalizado entre estos dos niveles estatales se dio en el marco de las reuniones de la MGyP. Allí, se hicieron presentes funcionarios representantes del Estado Nacional, diputados nacionales del mismo espacio político, y sus homónimos del Gobierno de la Ciudad. En términos discursivos, observamos una intención inicial de cooperación y trabajo conjunto –expresamente manifestada- por ambos niveles gubernamentales:

“Voy a contarles muy brevemente que durante los dos primeros años de mi mandato en esta Legislatura fueron muy pocas las cuestiones en las que en la Comisión de Vivienda, junto con el diputado mandato cumplido Facundo Di Filippo y con el diputado Juan Cabandié, aquí presente, y otros tantos, pudimos consensuar políticas, ponernos de acuerdo o decir vamos para este lado porque definitivamente vamos a tirar para el mismo lado del carro. Sin embargo, en este proyecto de ley que se sancionó hacia finales del año pasado, logramos claramente llegar a un marco de entendimiento, logramos pulir los pequeños detalles o diferencias que teníamos para sancionar esta ley. Y aquí estamos hoy sentados, entendiendo que lo que hay que hacer es avanzar hacia la integración del barrio.”

“Estamos aquí sentados todos juntos y celebramos que esté sentado también el Gobierno Nacional a través de sus representantes, porque particularmente en el caso de la Villa 31 es fundamental y esencial acordar políticas con el Gobierno Nacional.” (Enzo Pagani, Legislador PRO, Vicepresidente de la Comisión de Vivienda)12

En el mismo sentido, representantes del Gobierno Nacional expresaban:

“Nosotros somos parte de este Gobierno Nacional que está trabajando a favor del campo popular, con cuestiones tan simples como lograr, por ejemplo, el Seguro Universal para la Niñez. Trabajar en la Villa 31 y 31 Bis también significa avanzar en ese sentido. Estamos aquí para acompañar, no para generar posturas obtusas, sino poner en esta Mesa un trabajo de conjunto.” (Guillermo Marzioni, representante de la Comisión Nacional de Tierras para el Hábitat Social “Padre Carlos Mugica”).

“Hay una voluntad política unánime de acompañarlos en ese proceso, para poder lograrlo definitivamente. Los partidos políticos, que estamos en serias confrontaciones a nivel nacional y local en otros temas, estamos actuando unificados, buscando soluciones para la regularización concreta del barrio Padre Carlos Mugica”. (Mariano West, diputado nacional por el Frente Para la Victoria, miembro de la Comisión Nacional de Vivienda y Ordenamiento Urbano del Congreso Nacional).

Así como existía una serie de compromisos por parte de ambos gobiernos, otros actores de la mesa expresaban su preocupación en relación al sostenimiento en el tiempo de ese vínculo:

“Como manifestación de esta voluntad política a la que se hacía referencia en esta Mesa, una de nuestras preocupaciones es que esta voluntad política se sostenga en el tiempo y culmine con la esencia de este proyecto, que es lograr la efectiva integración de la población de la villa a la ciudad.” (Silvina Penella, Representante de la Defensoría del Pueblo)13

Los comentarios están cerrados.