Suscribir al newsletter:

Repensar la vivienda: Diseño bio-ambiental para reconfigurar el hábitat

La vivienda colectiva ha sido uno de los programas centrales desarrollado durante el siglo XX y es considerado recientemente por la investigación proyectual. Las experiencias de las últimas cuatro décadas, en el campo de la vivienda social en América Latina, se encuentran en un lento proceso de definición y de producción en mayor escala. Algunos ejemplos de calidad constructiva y espacial permiten reflexionar sobre nuevos mecanismos de diseño participativo, con un compromiso ambiental.

The collective housing has been one of the central programs developed during the 20th century and is considered recently by the project research area. The experiences of last four decades, in the field of the social housing in Latin America, are in a slow process of definition and of production in major scale. Some examples of constructive and spatial quality allow thinking about new mechanisms of participative design with an environmental commitment.

Gastón Breyer plantea que el Acto de Habitar  (1) es la irreductible demanda del ser humano para proyectarse de su registro del imaginario y pasar hacia el registro de lo real. De este modo se podrá pensar en la producción del hecho habitable, como el resultado del pensamiento que debería conjugar las necesidades más básicas del habitar, enmarcadas en el contexto y en el tiempo de su producción. Esa afirmación nos abre una serie de interrogantes acerca de la producción de vivienda reciente, recortando la mirada sobre la vivienda social colectiva moderna que se viene desarrollando desde principios del siglo pasado y llega hasta nuestros días. A su vez nos invita a reflexionar sobre la forma urbana y el modelo de ciudad inclusiva que potencialmente se produce a partir de la incorporación de estas piezas arquitectónicas integradas  a la trama urbana.

Por otra parte, el paradigma del desarrollo urbano, económico y ambiental, ha dado un giro significativo en relación a los patrones de producción de las ciudades en las últimas décadas (2). Atravesamos hoy en día la densificación urbana y la migración sostenida de población rural a la ciudad que encuentra diversos modos de ocupación, pero que sin dudas debería integrar un modelo de configuración territorial definido como ciudad compacta que en múltiples ocasiones no logra acercarse a esta meta. Por otra parte, existe cada vez mayor sensibilidad sobre aspectos ambientales que impactan sobre los ecosistemas urbanos y toma de conciencia sobre la gravedad del calentamiento global y la dificultad acusiante de disponer de recursos energéticos accesibles. Todos estos temas integrados, promueven la reflexión, el estudio y la revisión de los modelos y las propuestas desarrolladas sobre las teorías del habitar. Por lo tanto, estamos frente a la oportunidad de repensar no solo los modos de habitar, sino también de proponer ciudades inclusivas, en donde la re-configuración territorial sobre el segmento más desfavorecido de la sociedad, pueda encontrar alternativas que permitan el acceso a la vivienda de calidad, a una vida de confort y a una relación con el entorno que introduzca un valor agregado.

El trabajo que se publica surge de una investigación desarrollada entre el 2013 y el 2016 (3).  y explica a través de una propuesta proyectual concreta el abordaje territorial a partir de un programa de vivienda colectiva aplicando estartegias de diseño teniendo en cuenta las condiciones ambientales y de confort, diferentes sistemas bio-ambientales de producción arquitectónica y la articulación con un organismo público de gestión.

Los comentarios están cerrados.