Suscribir al newsletter:

HÁBITAT III | Primeras reflexiones

El Centro de Hábitat Inclusivo participó de este encuentro global, que se produjo en octubre en Quito. Esta nota resume algunas impresiones de diversos investigadores y especialistas del CHI, surgidas de la experiencia de su participación en algunas de las múltiples mesas y debates que allí sucedieron.

01

Agustín Territoriale da cuenta de la existencia de varios encuentros simultáneos:

Quito fue el escenario, en que se discutió la nueva agenda urbana. Una discusión que se desplegó distintos foros que tensionaban entre sí pero principalmente con las posiciones oficiales.

El encuentro oficial, se aprestaba aprobar el documento que ya estaba consensuado previamente, donde la única novedad fue la inclusión del” Derecho a la Ciudad” como categoría difusa de la nueva agenda urbana, gracias al gran esfuerzo de la plataforma global por el derecho a la ciudad.

Como cualquier documento oficial de ONU, exhibe las falencias propias de los consensos amplios de tantos países y de los lobbies siempre presentes de corporaciones que intenta volver a la ciudad una gran oportunidad de buenos negocios.

Las ausencias fueron muchas, un lavada perspectiva de derechos humanos que motivo un duro documento de varios relatores de la propia ONU, la ausencia de un perspectiva crítica sobre el devenir de las ciudades en los últimos 20 años, un ocultamiento deliberado de los conflictos que subyacen al desarrollo urbano y sus consecuencias de segregación, desigualdad y degradación medio ambiental. Asimismo, la prácticamente nula presencia de funcionarios de alto rango, es una clara expresión del lugar de la nueva agenda urbana dentro de la agenda global

La ausencia de reales espacio de participación en la definición del documento y en la cumbre oficial, motivo que al menos de Hispanoamérica se organizarán dos foros contestatarios del oficial, uno de perfil más académico que se concentró en Flacso, denominado Hábitat 3 alternativo y otro de perfil más militante en el que se concretaron varias organizaciones sociales, denominado Resistencia Hábitat 3.

Ambos foros con sus matices coincidieron, en las grandes ausencias del documento oficial, particularmente a una fuerte crítica al modelo de desarrollo propugnado en la nueva agenda al rol de los mercados inmobiliarios y de las corporaciones transnacionales en los conflictos urbanos.

Los foros alternativos fueron, en mi opinión, los espacios más valiosos que se generaron en Quito, espacio de globalización alternativa, que permitieron recuperar la escala global de muchos problemas locales desde una mirada popular y marcan el camino para los futuros debates sobre las ciudades.”

En el marco de lo producido en el foro oficial, se produjo un programa extenso de charlas en las que la presencia de algunos especialistas a nivel mundial fue destacada, Anabella Roitman relata lo sucedido en la charla “Designing the Urban Age”(1)

02

Durante esta charla, los panelistas expusieron diferentes conceptos acerca de la situación actual de las ciudades, y algunos puntos de partida para su gestión.

Según Sennet, los principios de las ciudades abiertas se resumen en tres ejes: Complejidad, Forma incompleta, y Porosidad. En relación a la complejidad, esta se considera como la interacción de muchas cosas simples ocurriendo al mismo tiempo, una sincronización de un modo lineal y diacrónico. Respecto a la forma incompleta, se considera que en un sistema abierto: hay un principio, pero el proceso es la clave, y el “ADN urbano” no es finalmente determinante. En cuanto a la Porosidad, asociada al concepto de membrana permeable, y se plantea que hay mayor condición de este tipo en los bordes. Se define al a ciudad como “Lugar de extraños que intercambian en los bordes”. Se plantea que la creación de ambientes porosos debiera ser una prioridad política, y se asocia el concepto de porosidad al de descentralización.

Saskia Sassen por su parte plantea que actualmente en las ciudades conviven las grandes villas miseria con los centros corporativos y de negocios, y que existe una gran escasez de espacio que deriva en la pérdida masiva de hábitat. Esta pérdida se manifiesta en los espacios de la agricultura, el respectivo conocimiento acerca de las técnicas, y también del hábitat al interior de las ciudades. Según Saskia, las legislaciones vigentes en relación al suelo urbano son laxas y permite la captura de este suelo. (ej: hay corporaciones que comprar edificios enteros en áreas centrales aunque estos tengan preservación patrimonial). Se legitima así la compra de tierra urbana. Respecto a la definición de ciudad, Saskia plantea que actualmente los grandes poderes que conducían el crecimiento urbano, ahora “están muertos”, que lo urbano se rige bajo una lógica extractivista de recursos, y que para revertir esta tendencia hay que re-localizar actividades, devolverlas al ámbito de lo local, con acciones desde lo comunitario.

Según Joan Clos “los animales sociales construyen una colmena por instinto, los humanos hacemos ciudad a través de la política. La sumatoria de compromisos urbanos da forma a la ciudad”. Desde su perspectiva, un buen plan urbano tiene una estructura conceptual sólida, y flexibilidad para hacer los cambios necesarios. Planta que “las ciudades van a cambiar, porque la sociedad va a cambiar”, y plantea el interrogante acerca de cuáles serán los oficios del futuro. De esta manera, la nueva agenda urbana – NAU – es un texto acordado entre muchas partes, y ese es su valor como punto de partida para hacer mejores ciudades.”

Los comentarios están cerrados.