Suscribir al newsletter:

Exploraciones para escenarios posdomésticos

Reflexiones finales

Durante la última parte del taller se generaron algunas reflexiones colectivas que apuntaban al interés de la propuesta del taller, la posibilidad de participar en una actividad catárquica, necesaria en el contexto de aislamiento social en el que nos encontrábamos, la potencia del encuentro con otras personas, aunque de manera virtual, y el hecho de compartir experiencias, miedos, inquietudes, anhelos y deseos.

La producción fue de lo más variada. Por un lado, las exploraciones gráficas se produjeron mayoritariamente de manera digital, aunque también las hubo en formato físico. Algunas fueron collages producidos en el momento y otras reformulaciones de algunas búsquedas previas propias. Aunque hubo diferentes niveles de calidad en las producciones, lo cierto es que el tiempo habilitado para la actividad fue suficiente en general para llegar a plasmar las intenciones que se esperaban, sin la necesidad de tener grandes habilidades técnicas. Al mismo tiempo, el hecho de que fuera un tiempo limitado permitió realmente que el taller funcionara como una actividad catárquica sin llegar a resultados absolutamente elaborados, ofreciendo imágenes más sueltas, espontáneas y desinhibidas, propias de la premisa lúdica que se postulaba.

Por otro lado, en relación a las intenciones e ideas que representaban los imaginarios producidos, surgieron temas muy variados, tales como la introducción de la naturaleza (agua, fuego, aire, tierra, vegetación o animales) en el espacio doméstico, la necesidad de compartir y de proponer espacialidades capaces de albergar diferentes tipos de encuentros, tanto dentro como fuera de la vivienda, la búsqueda de espacios exteriores y el disfrute del aire libre, las articulaciones a diferentes niveles y a partir de mecanismos diversos, escenarios oníricos, surrealistas, imposibles y hasta distópicos, propuestas con carácter de denuncia o reivindicación o, incluso, preguntas abiertas y disparadoras.

La producción surgida a partir de este tipo de actividades rápidas e intuitivas se diferencian de las realizadas en un taller de proyecto más tradicional, donde es posible ejercitar las ideas con mayor reflexión y profundidad. Para este tipo de búsquedas de mayor duración pudimos realizar en junio y julio de 2020 el taller “Posdoméstica 2.1” (3), como una reversión en formato digital de nuestros talleres “Posdoméstica” realizados en años anteriores dentro de las materias proyectuales de diferentes Escuelas de Arquitectura de la región.

Pero, en realidad, nuestra intención con este tipo de talleres cortos no fue la de que se pareciera a un típico taller de proyecto, sino más bien todo lo contrario. Precisamente lo interesante de estas experiencias fue la exploración desde el deseo y la intuición, cosa que pocas veces se habilita en las instancias más académicas formales. A pesar de esto, es cierto que en todos los casos se podían encontrar lógicas proyectuales a partir de las cuales seguir pensando, investigando y explorando nuevas posibilidades para la cohabitación. Podemos decir que las reflexiones generadas sirven para encarar el proyecto arquitectónico de vivienda colectiva desde múltiples miradas, como una especie de prisma capaz de transformar y reelaborar las inquietudes planteadas para convertirlas en insumos proyectuales concretos.

Cabe destacar la gran participación que tuvo el taller y la cantidad de producciones terminadas que recibimos, alrededor de unas cincuenta. Esto representa un gran interés en este tipo de actividades, especialmente en el contexto atravesado. Además, la virtualidad nos permitió acceder a múltiples realidades y territorios alrededor del mundo (4), así como el intercambio con personas diversas con otras miradas y preocupaciones, aunque mayoritariamente participaron jóvenes entre veinte y treinta y cinco años.

Finalmente, nos interesa resaltar la repercusión e impacto que tuvo este taller para nosotres, puesto que nos dio seguridad y experiencia para seguir trabajando de manera virtual, cosa que permitió la continuidad como equipo de trabajo en este tipo de actividades y el hecho de poder llegar a más territorios y articular con una mayor cantidad de personas. Al mismo, representó una inyección de nuevas ideas para futuros talleres e investigaciones que seguimos desarrollando durante el 2020 y que siguen vigentes y en potencia durante el 2021.

Los comentarios están cerrados.