Suscribir al newsletter:

Conformación y acciones del Colectivo de Arquitectas en Defensa de las Tierras Publicas

4. El Colectivo

“Apelando a la Constitución de la Ciudad, y al más profundo sentido de solidaridad con las generaciones futuras, solicito el archivo de este proyecto de Ley y la preservación de la totalidad de las tierras para la construcción de un parque público para el disfrute de todxs.”

Frase de cierre de las integrantes de la CdA en las exposiciones de la Audiencia Publica

Durante el último cuatrimestre del 2020 se consolidó el Colectivo de Arquitectas en Defensa de las Tierras Públicas del que formamos parte las autoras de este escrito. El mismo nace como respuesta espontánea entre un grupo de colegas que ejercemos la disciplina y trabajamos en la construcción de la ciudad desde la actividad privada, la función pública, la universidad, distintas asociaciones profesionales y comunitarias y que coincidimos en que el proyecto que propone normas urbanísticas y usos privados en las tierras públicas ribereñas de Costa Salguero y Punta Carrasco, es de una gran injusticia urbana, social y ambiental. La creación del Colectivo desde nuestra profesión y a través de nuestra mirada de género nos permite construir colectivamente desde un lugar en común, a la vez de definir nuestra identidad.

Esa identidad se fue consolidando a través de nuestras acciones, nuestra comunicación y también ante nuestras presentaciones en la Audiencia Pública, en la que la repetición de la frase de cierre al finalizar cada una de nuestras intervenciones, generaba una emoción que, a modo de mantra, iba reforzando y remarcando nuestra construcción como un colectivo de activistas profesionales, sociales, políticas. Tenemos distintos saberes, trayectorias y afinidades partidarias, pero la misma capacidad de construir unidad en la diversidad. Esa es nuestra riqueza.

Somos arquitectas que estamos en red. Muchas de nosotras ya formaban parte de SoyArquitecta.net, y gracias a activar estas relaciones, en el origen de este Colectivo y en menos de 72 horas se redactó una carta dirigida a los y las 60 legisladores, juntándose 342 firmas de colegas para visibilizar técnicamente lo que estaba ocurriendo, y alertar sobre la importancia de preservar las escasas reservas de suelo urbano existentes para el presente y para las generaciones futuras.

Tenemos una estructura de rizoma, no jerárquica y transversal, que ha logrado que podamos consolidar una unidad en la diversidad. Queremos multiplicarnos, visibilizar, conmover, despertar, sumar.

El proyecto que está en debate nos interpela. El predio involucra 32 hectáreas sobre la costa del Río de la Plata, probablemente nuestra mejor geografía, nuestro paisaje más identitario. Si se aprobara la norma para la construcción de edificios y la venta del 35 % de estas tierras las perderíamos definitivamente.

Sabemos que el camino es complicado, ya que el gobierno cuenta con mayoría propia en la cámara y tienen pensado apelar a la sanción de inconstitucionalidad de la ley, mientras han encarado acciones de infraestructura en vías a llevar adelante el proyecto (18). Pero creemos que nuestra lucha va más allá del resultado. Tiene que ver con generar un espacio para pensar y mostrar que hay otras maneras de producir ciudad: en conjunto, a través del deseo, desde una mirada técnica, poética y social, que active a nuestra identidad porteña en relación con el río. Y, en ese camino, revele procesos de extractivismo urbano, acallados por la prensa, apañados por las instituciones, de un modo claro y empático.

El contexto global actual producido por la pandemia hizo que se evidenciara la necesidad que tenemos de espacios públicos de calidad. En una ciudad en la que el nuevo código de edificación permite viviendas de 18 metros cuadrados, el tener un parque público ribereño, 100% verde, se hace imprescindible.

Estamos en esta patriada ciudadana para recuperar definitivamente el carácter común de estos predios, a través de un proyecto de gestión costera integral, que comprenda el carácter de corredor biocultural que tiene el sitio. Estamos convencidas de que un proyecto de esta índole va a favorecer el desarrollo y el crecimiento de la Ciudad, reforzando los lazos identitarios de sus habitantes con el río.

En las ciudades contemporáneas los espacios públicos son una oportunidad para garantizar la justicia espacial (Fainstein, 2013). Es donde ocurre la vida comunitaria, se produce el intercambio y se construye identidad colectiva. Los espacios en común cumplen distintos roles para los y las diferentes habitantes, pero para todos y todas son motivo de orgullo, de placer, de integración social y de calidad ambiental.

Por eso entendemos que esta defensa es urgente, sabiendo la trama que sostiene esta defensa es por el modelo de ciudad en donde vamos a vivir. No sólo se está discutiendo el dominio de un terreno en la costanera, se está discutiendo que tipo de ciudad queremos. La costa de Buenos Aires es nuestro paisaje natural y todos tenemos derecho a la ciudad y a la belleza, por lo que pedimos recuperarlo con un parque público.

Es la oportunidad de la reparación histórica y de asumir la responsabilidad política.

Los comentarios están cerrados.