Suscribir al newsletter:

Articulaciones inclusivas

1 . Introducción

Dado el escenario de fragmentación y déficit habitacional que caracteriza a las metrópolis contemporáneas, y entendiendo que la reversión de este marco constituye uno de los puntos centrales sobre los cuales enfocar tanto la actividad académica como la práctica misma de la arquitectura y el urbanismo en nuestros contextos, el trabajo de Tesis Doctoral (1) buscó cuestionarse la posibilidad de existencia de estrategias proyectuales arquitectónicas/urbanas, tendientes a generar nuevas instancias de articulación entre los barrios populares (2) no planificados situados en áreas centrales y sus entornos urbanos reconocidos (3) .

Para ello creímos pertinente el encuentro de canales de aproximación a la temática de la inclusión de estos barrios, capaces de superar las modalidades mono-programáticas con que frecuentemente el tema es abordado. Concretamente, nos preguntamos por las consecuencias que las soluciones tendientes a aislar variables de manera abstracta mediante el abordaje de una sola de las problemáticas existentes en estos entornos (como habitualmente sucede con el caso específico de la vivienda y el desarrollo de planes que sólo contemplan la multiplicación de unidades de habitación mayormente carentes de toda otra infraestructura) suelen ofrecer y qué capacidad tienen estos abordajes para aprehender la compleja diversidad de sus hábitats. Asimismo intentamos indagar qué resultados ofrecería, en cambio, la puesta en práctica de estrategias capaces de diversificar su cualificación programática según las condicionantes específicas del caso concreto de estudio.

De igual manera, aspiramos a abrir interrogantes referidos a la escala que deberían atender dichas instancias de articulación. ¿Hasta qué punto puede plantearse el problema de la integración barrial simplemente como una suerte de “apertura a las inmediaciones” de estos barrios? ¿Se trata de buscar los medios para vincular un determinado barrio popular con las áreas reconocidas más próximas a éste, o es necesario el planteo de diversos procesos capaces de expandir el problema de la “integración” a las distintas escalas de complejidad existentes dentro de la ciudad?

Se partió del entendimiento que el aporte específico que como arquitectos y diseñadores en general estamos en condiciones de realizar para el abordaje de estas problemáticas,  se vincula no sólo con la búsqueda de explicaciones que desentrañen los motivos de la exclusión a la que grandes sectores de la población se ven sometidos, sino también y fundamentalmente, con la exploración y argumentación de alternativas proyectuales capaces de actuar positivamente en la reversión de la misma.

Este posicionamiento implica la atribución de un rol socialmente inclusivo a las disciplinas de diseño – en este caso al campo de la arquitectura y el urbanismo-, que las distingue tanto de la mera experimentación espacial-material abstracta y descontextualizada, como del análisis de lo existente despojado de una voluntad de transformación. La utilización del proyecto como herramienta de investigación cobra entonces una significación primordial ya que implica la valoración de rol propositivo de nuestras prácticas, y a partir de ello, el ensayo de un modelo de “investigación proyectual” que pusimos a prueba y del que intentamos especificar algunas de sus posibilidades y/o límites.

El trabajo planteó, en este sentido, la necesidad de construir vías de comunicación entre instancias de análisis, abocadas a poner al descubierto algunas de las características que cualifican al hábitat de la pobreza en los barrios populares (y que suelen no ser tenidas en cuenta a la hora atender disciplinarmente las complejidades que estos entornos presentan), conjuntamente con la enunciación de algunas vías de abordaje proyectual tendientes a desarticular los fenómenos de exclusión que sobre ellos pesan.

Para el análisis del despliegue de todas estas problemáticas en una circunstancia concreta adoptamos como caso de estudio la Villa 21/24 ubicada dentro de la cuenca de los ríos Matanza-Riachuelo en la zona sur de la ciudad de Buenos Aires, entendiendo que su falta de integración no necesariamente se resume a lo actuable dentro de sus límites físicos, sino que más bien propicia la necesidad de nuevas instancias de articulación socio-espacial entre el barrio y su entorno urbano/territorial.

Específicamente, abordamos la problemática del déficit habitacional (una constante prioritaria en los barrios populares) en relación con otras tres variables de estudio que entendemos igualmente sustantivas, en tanto se presentan como invariantes que superan lo observable en el caso concreto de estudio: conectividad, hábitat construido y ambiente.

Los comentarios están cerrados.